¿SABOTEAS TU FELICIDAD?

Hoy estuve pensando en una experiencia que no haya compartido con ustedes (en realidad más de una) cuando empiezo a pensar en esto, se me vienen mil ideas a la mente, miles de experiencias que he realizado y que puedo realizar para sacar algo bueno de ellas, tanto para mí como para ustedes.
La verdad es que hace una semana, las circunstancias en mi vida no ayudaban a mi inspiración; sin embargo, en el 2017 si hay algo que aprendí además de hacer lo que amo, es que puedo levantarme pase lo que pase, que hay mucho por agradecer y que HOY siempre es un nuevo día. Por esto, estoy muy feliz, feliz de estar aquí, viva escribiendo para ustedes, feliz de permitirme felicidad, ¿se imaginan tremenda ironía? Estar triste porque no nos permitimos estar felices, “querer ser felices”, pero autosabotearnos.


¿Cómo es que saboteamos nuestra felicidad?
Expliquemos esto un poco más, podemos “ser felices” con situaciones que no son reales o duraderas, tener una felicidad que dependa de algo o alguien. Es decir, esta felicidad puede acabar en cualquier momento, ya que no depende de nosotros y aunque algunas veces lo sabemos, nos aferramos más a ella.
Solemos aferrar nuestra felicidad a situaciones, personas, etc., sin darnos cuenta que esta es la forma más común de sabotear nuestra felicidad. ¿Cómo me di cuenta? Cayéndome desde el piso 50 por aferrar mi felicidad a una persona, sí, a veces se aprende así, “golpe avisa” jajaja. Pero para eso tú estás leyendo este post, para quizás no caerte desde el piso 50, sino del 20 o 10 nada más jaja (cada uno es libre de cometer sus propios errores). 
Esta es la razón de compartir cada post.

Trabajar el desapego es lo que más me cuesta hasta el día de hoy, sobre todo cuando se necesita decir adiós.

Autosabotear nuestra felicidad es no permitirnos ser felices, debemos entender que  la felicidad viene de adentro de cada uno, no de afuera, no de otros u otras cosas.
Esto probablemente tengamos que recordarlo seguido, en cualquier momento o situación, pero lo importante es reconocer cómo cada uno ha saboteado su felicidad hasta el día de hoy. Aferrándonos a personas o lugares, permitiendo cosas, personas o situaciones que no suman, teniendo pensamientos negativos, dejando de tomar decisiones o dejando el control de nuestra vida y felicidad a expensas de otros.

Es hora de permitirnos ser felices y, si se dan cuenta, el ingrediente secreto de permitirnos esto es el amor propio y no una pizca, sino ¡EN CANTIDADES INDUSTRIALES!


¡AMOR PROPIO EN CANTIDADES INDUSTRIALES PARA TODOS USTEDES!

Delia Choquehuanca.




Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿A QUÉ EDAD DESPERTAMOS?

"UN DÍA MENOS"

PERDONAR = SOLTAR ≠ VOLVER

Vistas a la página totales