LAS LECCIONES QUE NUNCA OLVIDARÉ

A veces, cuando me siento a escribir para un nuevo post y no tengo idea sobre qué escribir, empiezo a leer textos que haya escrito antes. Cómo será lo que escribo que cuando vuelvo a leer, siento lo mismo que cuando lo escribí, recuerdo porqué lo hago, recuerdo cómo empezó todo, lo loca que sigo estando, pero también cómo amo ser así y hacerlo así.
Hoy, camino al café donde escribo, me topé con un artículo que hablaba sobre cómo cuidar tus finanzas personales. Me encantó, lo voy a compartir con ustedes después para que puedan revisarlo.
Revisar este artículo trajo ideas excelentes, pero adivinen qué, también trajo consigo ansiedad. Empecé a preguntarme si estaba haciendo lo correcto, qué faltaba, ¿estoy en el camino correcto? (La típica pregunta para hacer algo al respecto o ponerte ansioso) En el artículo mencionan mucho la edad y, no podía parar de pensar que tengo 25 años y aún no he conseguido lo que quiero, no he logrado lo que siempre he soñado.

Minutos después me pregunté dos cosas:
¿Qué sueño? ¿No he logrado nada realmente?

Solemos ser muy duros con nosotros mismo cada vez que nos ponemos ansiosos, pero es aquí donde podemos aplicar lo siguiente para olvidarnos de esa ansiedad y las preguntas incorrectas.

theblackiesheep

1.
¿Ya tienes 100% claro lo que quieres para tu vida?
Y con esto, no quiero decir que si tu vida no sale como quieres, esté mal o que tengas que seguir un plan y cumplirlo al 100% porque eso no es la vida real.
Pero sí debes tener claro estas 3 premisas
Quién eres – Pues como digo, nada funciona mejor que mostrarse real y perder la vergüenza.
Qué sueñas – Define lo que quieres lograr en tu vida, empieza con anotar y cumplir pequeñas cosas, pero nunca olvides los GRANDES SUEÑOS, AQUELLO QUE ANHELAS
Para qué estás aquí - …aquello para lo que viniste a este mundo, tu propósito.

Ayer por la noche encontré esta frase que me encantó, repítela cuántas veces sea necesario y sigue tu camino, que lo buena llega a quienes son perseverantes.

“Me acepto como soy y también como no soy. Me agradezco el no querer ser como otros, y me perdono las veces que no soporté ser yo”
2.
Respirar y agradecer
Esto lo he aprendido hace muy poco tiempo, pero les juro que cada vez que lo recuerdo, todo vuelve a estar bien, me pongo de buen humor y recuerdo que todo se basa en mi respiración y en agradecer cada momento de la vida. Cada vez recuerdo con mayor facilidad que el agradecimiento me trae tranquilidad y es que así sucede, puedo estar haciendo cualquier cosa, desde lo más sencillo hasta lo más difícil y paro unos segundos para agradecer el estar viva, el ver un increíble sunset, estar con personas que suman en mi vida, etc.
Agradecer y vivir en el presente, ayuda a calmar esa ansiedad, que se basa en la preocupación, muchas veces innecesaria, que tenemos hacia el futuro.


"La gratitud es la memoria del corazón"
-Lao Tse

Y por si les quedaba dudas, aquí les dejo algunos beneficios de la gratitud:



Delia Choquehuanca.

Facebook:
Instagram: 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿A QUÉ EDAD DESPERTAMOS?

PERDONAR = SOLTAR ≠ VOLVER

4 PASOS PARA INICIAR UN GRAN AÑO

Vistas a la página totales