LA ANÉCDOTA QUE YA CONOCÍAS

El último viernes, en clase de clown, una de las actividades en el taller era contar una anécdota corta en frente de todos, no tenía que ser graciosa, triste o loca, tenía que dejar una lección, como todo en la vida, en realidad. Solo que muchas veces pasa ante nuestros ojos y la obviamos. 

theblackiesheep


La anécdota que contó una amiga fue sobre cómo de niña usaba los tacos de su mamá y hoy en día, a sus casi 20 años, le era super difícil usarlos… ¡NO SOY LA ÚNICA A LA QUE LE PASA! – dije.

¿A ustedes también? Jajaja, no a todas, pero a algunas nos pasa. Amábamos usar los tacos de mamá y caminar por toda la casa. En cambio ahora hago de todo para no tener que usar tacos, al igual que mi amiga. Es más, contó que ahora trataba de usar tacos o algunos zapatos altos para ir a la universidad, pero para no caerse tenía que agarrarse de las barandas al subir las escaleras super rápido jaja, suele pasar.
Esta es una anécdota que quizás a más de una nos ha pasado y que probablemente no nos hayamos dado cuenta el significado que puede tener o el significado que nosotros le podemos dar. 

Resultado de imagen para niña con zapatos de mamá


De niños, veíamos cosas nuevas y nos tomábamos tiempo inspeccionándolas y/o usándolas para descubrir cómo funcionaba. Aprendíamos juegos nuevos, a manejar bicicleta, patines, skate, etc. Y estoy segura que nos hemos caído muchas veces, pero… ¿Dejábamos de intentarlo por ese motivo?

Yo recuerdo desde niña haber tenido miedo a las alturas, tanto que hasta el columpio me ponía nerviosa jajaja, sí, el columpio. Sin embargo, lo hacía, porque era divertido estar ahí y además con tus amigos, es decir, valía la pena.


¿Es acaso que de niños nos atrevíamos a tomar riegos, que para ese entonces lo eran, y tomábamos cosas nuevas con gran ilusión en vez de huirles? 

¿Es que acaso que cuando eramos niños jugábamos y soñábamos con ser grandes y hoy de grandes ni siquiera recordamos lo que soñábamos de niños?



Hoy repaso por qué a toda costa trato de no usar tacos, cuando a diferencia de hace 20 años, de niña, amaba usarlos, hoy puedo seguir teniendo miedo a caerme, miedo de no poder hacerlo bien, y no solo hablo de los tacos. Pero hay algo que me da más miedo, no atreverme a hacerlo nunca.

Todos tenemos miedo de algo nuevo, pero ¿esa es suficiente excusa para no atreverse? Si de niños no lo era, hoy tampoco lo será más.

Hoy entendemos al 100% y un mucho mejor quizás esa frase que escuchamos tantas veces de niños...

"No por miedo a errar, vas a dejar de jugar"



Hoy me doy cuenta que un simple acto que nos negamos a hacer, puede esconder muchos significados, y también, reconocer una enorme evolución en nosotros mismos. Crecer y aprender, total, ¿para esto está la vida, no?


Y la ovejita negra que está leyendo esto
¿Ya encontró esa anécdota que tenía más que un simple significado?


Un abrazo de oveja negrita, de esos que reinician.
¡Bonito lunes!


Delia Choquehuanca.


Facebook: @theblackiesheep
Instagram: @theblackiesheep
Twitter: @theblackiesheep
Snapchat: @deliachgl




Comentarios

Entradas más populares de este blog

UN BUEN CAFÉ EN UNA GRAN IDEA

¿A QUÉ EDAD DESPERTAMOS?

"UN DÍA MENOS"

Vistas a la página totales