UNA NUEVA FORMA DE VER LAS COSAS: UN NUEVO DESTINO

“Nuestro destino nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas”

Y eso fue exactamente lo que sucedió el sábado, mi mundo entero dio una vuelta de 180°. Quizás la mayoría sabe que estoy hace unos días en Cusco disfrutando de todo lo bello que tiene esta ciudad, pero lo que todavía no saben (y por stories dije que les contaría) es lo que me sucedió el sábado.

Vine a este viaje con dos amigas, las tres queríamos conocer todo lo posible en Cusco durante 6 días, entonces elegimos todo lo que nos recomendaron, incluida la Montaña de 7 Colores que muchos de nosotros hemos escuchado. La verdad es que no tenía idea de cómo era cada tour, había venido antes a Cusco, pero solo fui a algunos lugares donde la altura no fue un gran problema.

Para este viaje llegó el día de subir a la Montaña de 7 Colores y nos despertaron 4:00 am para ir en bus hasta Purmamarca, desayunar y luego viajar una hora y media más hacia la entrada de la Montaña. Todo bien hasta ahora, pero nos dijeron que teníamos que caminar bastante, prefirieron no decirnos cuántos kilómetros eran, solo nos dijeron que primero eran 30 minutos de camino plano y 30 minutos para subir, que si nos sentíamos mareados era normal porque sin empezar la caminata, ya estábamos a más de 4500 msnm.
En el camino te ofrecían caballos para subir porque te decían que realmente era muy fuerte la subida. (Yo todavía no entendía por qué)
Hasta que pasó la primera media hora de subida y ¿adivinen qué? ¡HA SIDO LO MÁS FUERTE QUE HE HECHO HASTA AHORA! 




Casi me desmayo en los 30 primeros minutos jajaja. Tenía que descansar seguido, controlar mi respiración, tranquilizarme. Ya estaba ahí, no podía parar, solo tenía que seguir. Llega un momento en el que ya no ves los buses que te dejaron en la entrada porque estás ¡5km más arriba!
Yo tomé la opción de ir en caballo los últimos 25 minutos para luego seguir subiendo al mirador de la Montaña de 7 Colores. Recién ahí es que me percaté cuánto había recorrido, cuánto había soportado mi cuerpo ¡FUE ALUCINANTE! Darte cuenta que habías podido llegar VIVA jaja riendo y lista para tomarte las mejores fotos.



¿Pero por qué esta experiencia fue extraordinaria y es digna de un post?

Yo no sé si ustedes sepan esa pequeña parte de mi vida, pero siempre he sido muy miedosa, si veía que algo se ponía difícil, me iba, renunciaba. Siempre le tuve miedo a las alturas, a cualquier obstáculo solía rendirme, si se veía “riesgoso”, lo dejaba.
Este blog nació por enfrentar uno de mis miedos más antiguos y paralizantes, el miedo a las alturas. Mi primer post nació gracias a la experiencia de realizar parapente por mi cumpleaños y, hoy, casi un año después, la historia se volvió a repetir.
Sucedió aquello que creía que no era capaz de hacer, mi miedo lo convertí en fortaleza, no me rendí, le di la espalda a todos los pensamientos negativos y solo seguí. Y una vez más estoy aquí compartiéndolo.









Este viaje, como dice la frase inicial, no fue a un destino, sino a una nueva forma de ver las cosas, una nueva forma de ver mi vida, de demostrarme de lo que soy capaz.
La vida se trata de retarnos todo el tiempo, de hacer que esta vida sea la más divertida que tengamos y que valga la pena cada acto.

Esta experiencia me ha traído más fuerte que nunca, más convencida de lo que quiero, pero sobre todo más agradecida de lo que tengo. Desde mi respiración, mis extremidades, mi corazón, mis pulmones, las personas que me acompañan en esta vida, las oportunidades que se me presentan día a día.










Al regreso de la Montaña me dije esto: Después de lo que has superado hoy, de lo que te ha regalado hoy la vida, ¿Sigues sintiéndote triste por aquello que funcionó? ¿Vas a seguir enfocándote en aquellos sentimientos que te destruyen en vez de recordar y compartir lo que sientes ahora?



Como dije una vez, los seremos humanos tenemos una gran debilidad, quejarnos y enfocarnos en lo malo, si solo tuviéramos un poquito de estas experiencias entenderíamos porqué deberíamos ser agradecidos con lo mucho o poco que tenemos, y así, aprender a enfocarnos en lo que nos empuja hacia adelante.
Que esta experiencia no solo a mí me muestre una nueva forma de ver las cosas, que a ti, te de aquel empuje que necesitas para hacer lo que sea que quieras

¡Un lunes lleno de la energía maravillosa de Cusco!



Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿A QUÉ EDAD DESPERTAMOS?

"UN DÍA MENOS"

PERDONAR = SOLTAR ≠ VOLVER

Vistas a la página totales