¿DON O MALDICIÓN?

“¿Te ha pasado alguna vez que estás buscando las llaves pero no las encuentras porque las tienes en tus manos? –Bueno, algo similar ocurre con la felicidad.”

Hoy vamos a partir de dos reflexiones, la primera (está escrita arriba) y la segunda, es el comentario que una amiga me hizo antes de empezar este post porque le dije que estaba buscando inspiración: “Inspírate en mí, en los consejos que me das”. Esta primera frase y comentario creo que describen perfectamente lo que he vivido durante muchos años y que no sabía si era un don o todo lo contrario.


Más de una vez me he encontrado con personas, muy amigos míos y algunos no tanto, pero que increíblemente encontraban y encuentran en mí una persona en la cual confiar, conversar de temas que les preocupa y que consideran muy importantes para ellos, además que son temas que suelen comentarlos con pocas personas y hasta algunas veces, con nadie más.
Al inicio, no sabía si esto era bueno porque a veces terminaba preocupándome más de la cuenta por algunas personas y sintiendo sus problemas como míos también. Creer que el bienestar de alguien más depende de ti, muchas veces puede dañarte y dañar a algunas personas, pues solamente uno mismo construye su felicidad y éxito día a día. Y es ahí donde recuerdo esta primera frase que leyeron, pues a veces sufrimos por banalidades que creemos importante en cierto momento y después parece ser una tontería o simplemente un problema que tiene una rápida solución. No nos percatamos que al final del cuento, quienes toman la decisión de permitir que nos afecte o no, somos nosotros mismos.

¿Un don o maldición? Que tantas personas lleguen a ti con el objetivo de un consejo, tan solo de ser escuchadas o hasta quizás en busca de una amistad sincera es un don. Hoy comprendo que esto está lejos de ser una maldición jaja estoy siendo extrema, claro. 
En un mundo en el que las personas siguen usando frases como “piensa mal y acertarás”, definitivamente debe ser una bendición que muchas personas confíen en ti y su primera opción al pensar en tus intenciones sea algo bueno. Algunos dirán que es ingenuo pensar que todos serán amables, buenos o confiables, es más, no les pido eso. Pero si les pido que no obvien aquel sentido que creo todos tenemos (poco desarrollado alguna veces) con el cual podemos percibir y sentir cuando confiar en alguien más, intuición le dicen algunos...

Es un HONOR tener la confianza de todos aquellos que leen este blog, que me cuentan sus problemas por más chiquitos o grandes que sean, que compartan conmigo sus pensamientos y ganas de seguir y muchas veces también de parar.
Creo que pocas personas suelen comentar que otros confían en ellos, tanto sea por el qué dirán o cómo lo entenderán, pero para mí es realmente importante mencionarlo porque sin eso no hubiese descubierto mi dharma. Gracias a ese "don", "bendición" o como deseen llamarlo, es que decidí ser coach, convertirme en blogger e impactar positivamente en todas las personas que la vida y el universo me permita.


Los seres humanos tenemos derecho a ser escuchados con interés, si conoces a alguien que lo necesita, hazlo, como si tú estuvieras del otro lado. 

Los riesgos que corres que ganes alguien en quien confiar tú también o que descubras aquel "don" o propósito que te trajo a esta vida.


Ama y sé feliz. Buen lunes ovejitas negras.


Delia Choquehuanca.


Facebook: @theblackiesheep
Instagram: @theblackiesheep
Twitter: @theblackiesheep


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

UN BUEN CAFÉ EN UNA GRAN IDEA

¿A QUÉ EDAD DESPERTAMOS?

"UN DÍA MENOS"

Vistas a la página totales