CRECER COMO EL BAMBÚ

Empezar un post diciendo que ha sido una semana peculiar, creo que ya es usual. No sé a qué llamar peculiar porque vienen ocurriéndome todo tipo de cosas; las de esta semana, definitivamente han sido extraordinarias, no puedo estar más que agradecida por todo lo que está sucediendo y cómo es que se están construyendo las raíces de este bambú.



¿Bambú? Sí, ¿sabías que el bambú demora 7 años en construir sus raíces para que durante las siguientes 6 semanas sean visibles sus tallos?

No sé, si habías escuchado la historia del bambú, pero ya que hoy hemos decidido hablar de cómo interpretamos lo que vemos y nos sucede a diario, me pareció una de las mejores interpretaciones que he escuchado y leído.

Probablemente las personas que llegan a este blog están en un largo y tedioso proceso de construcción, como puede que no y que estés listo para que esos tallos de bambú salgan en las próxima semanas o meses.

Resultado de imagen para bambú chino

Al hablar con algunas personas, me he dado cuenta que muchos buscamos crecer, aprender, mejorar, pero a la vez estamos buscando resultados inmediatos, resultados que sean visibles a corto plazo, porque si no ¿Para qué?, Tenemos aquella creencia que si no sucede inmediatamente no va a suceder nunca.

Construirte a ti mismo es como se construye un bambú, con paciencia, dedicación y lucha diaria. Esos 7 años no son en vano, son 7 años de pura construcción, OJO no quiero desanimarte y decirte que aún te vas a demorar 7 años en conseguir lo que quieres, eso puedes lograrlo en un solo día o en una década, recuerda que la decisión sobre tu vida, no la tiene nadie más que tú.

Pero si esa construcción te está costando más de lo que creías, pues, bienvenido a este blog mi querido bambú, quizás seamos esa especie rara que construye las raíces más fuertes que se hayan visto para que las próximas caídas (porque definitivamente habrán) no nos derrumbe.
Recuerda, todos realizamos las interpretaciones de la realidad basados en nuestras creencias. Si prefieres interpretar el bambú como una planta lenta y sencilla, todo bien. Pero si prefieres verlo como toda una oveja negra, muy bien también.


La creencia dominante hoy: ¡TODO ES POSIBLE!
No desesperes, las ovejas negras somos más una rara especie de bambú, que un árbol más del bosque.

Delia Choquehuanca.

Facebook: @theblackiesheep
Instagram: @theblackiesheep
Twitter: @theblackiesheep


Comentarios

Entradas más populares de este blog

UN BUEN CAFÉ EN UNA GRAN IDEA

¿A QUÉ EDAD DESPERTAMOS?

"UN DÍA MENOS"

Vistas a la página totales