"UN DÍA MENOS"

“Vive cada día como si fuera el último día de tu vida, porque uno de esos días, lo será”

Qué tan cliché permitimos que se nos vuelva esta filosofía, porque esto es más que una frase que solemos escuchar una y otra vez, de la cual algunas veces, en realidad, ni siquiera escuchamos, solo oímos sin prestar más atención, sin darnos cuenta de lo que realmente trata de decirnos.
Cuando tenía 19 años creí haber aprendido lo que significaba esta “filosofía de vida”- porque hoy considero que lo es y, es parte de mi vida.

Cali, era el único hermano con el que tuve la oportunidad de vivir, pues, tengo 4 medios hermanos, pero solo con Cali viví algunos años de pequeña, tuve la fortuna de vivir ciertas experiencias con él y sentir más de cerca lo que era tener un hermano mayor.
Cali, tenía 14 años más que yo, a los 27 años aproximadamente se desató en él una enfermedad que en ese tiempo no conocíamos muy bien y los doctores pues, no sabían exactamente qué es lo que tenía. Los años pasaron y no solo él, sino todos aprendimos a vivir con aquella enfermedad que cada vez le permitía hacer menos cosas, incluso comer solo.
Siempre iba a visitarlo y a veces renegaba porque no podíamos hacer nada más que estar en casa, era muy complicado salir con él en su situación. La verdad es que no era consciente de que él podía ya no estar con nosotros en cualquier momento. Y así fue, un 21 de junio de 2012 entendí que la vida no era un día más, sino un día menos, fue ese tipo de aprendizaje como quien dice “a la mala”. Prometí no dejar pasar un solo día con los que amaba, pero ¿saben qué? La vida se dio cuenta que no había aprendido y me volvió a enseñar lo mismo, para que aprenda, pero esta vez, con mi mejor amigo. Una partida para la que ni consciente ni inconscientemente estuve preparada.
Fito, se fue un 16 de marzo y me enseñó lo que nadie me enseñó, a vivir y entender que hoy, realmente puede ser nuestro último día y nosotros engañándonos con el típico “después lo llamo”, “después lo visito”, “después le digo que lo quiero”.
Mi mejor amigo terminó de enseñarme la lección que hoy me hace entender más clara esta vida, ¿necesario? Sí, las veces que sea necesario, la vida te enseñará, una y otra vez, lo que tienes que aprender.
La verdad es que este post estaba preparado para publicarlo el lunes pasado y por algún motivo no lo hice. Quizás porque tenía que esperar un lunes 13 de agosto, como hoy, para que este post llegue hasta donde esté mi hermano y decirle ¡Feliz cumpleaños Cali! Te juro, que cada día aprendo la lección que me dejaron tú y Fito y no la voy a olvidar nunca más.


Mi único objetivo al compartirles estas historias tan personales es que no comentan los mismos errores que yo hice, que la vida no necesite enseñarles con personas las lecciones más fuertes de la vida.
Un abrazo de corazón a cada uno de ustedes y otros dos hasta el cielo para mis hermanos 💗

Delia Choquehuanca.

Facebook: @theblackiesheep
Instagram: @theblackiesheep


Comentarios

Entradas más populares de este blog

UN BUEN CAFÉ EN UNA GRAN IDEA

¿A QUÉ EDAD DESPERTAMOS?

Vistas a la página totales